• Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens
  • Imagens

Es muy complicado resumir tantos episodios de nuestra relación laboral de estos últimos 20 años en unas cuantas líneas, pero me gustaría destacar con unas pocas pinceladas lo más importante y transcendente de toda esta travesía que hemos compartido y seguiremos compartiendo durante otros 20 años más como mínimo.
La esencia de nuestra relación comercial siempre ha sido la calidad por encima de la cantidad, el servicio por encima del sacrificio y las personas por encima de las empresas.
El resultado de esta filosofía bien aprendida y aplicada por ambas partes, no podía ser otro que el paso de una sencilla relación comercial, a una relación humana, cordial, personal e incluso familiar, pero sin llegar a perder nunca el carácter profesional del que siempre hemos hecho gala tanto en Cival como en Hiasa.
Por todo ello y ahora más que nunca, tanto por su seriedad, su lealtad y fidelidad, por su compromiso con la calidad y el servicio, por su empeño y tesón en sacar adelante todos y cada uno de los proyectos que pasan por sus manos, por su espíritu emprendedor, por su calidad humana y su afabilidad, por su cercanía, etc. Cival sigue siendo un referente en Portugal para Hiasa, el buque insignia de nuestros productos y nuestro espíritu de trabajo, y nos sentimos muy orgullosos y honrados de seguir compartiendo con vosotros todas estas experiencias y las que nos queden por vivir.

Ricardo Fernández Rodríguez
(Dpto. Comercial)
HIASA, SA
 
© 2019 Cival - Comércio Internacional de Materiais de Construção, S.A.
RocketTheme Joomla Templates